En cada Fundación se procederá a la creación de la Escuela Primaria Logosófica de Enseñanza Primaria, así como también de Institutos de Enseñanza Media, en los que la niñez y la juventud recibirán – concomitantemente con el estudio de los programas oficiales – una ilustración clara y precisa sobre los conceptos logosóficos. Estos deberán concretarse en conocimientos para la vivencia de los mismos, y en una orientación de la conducta realizada en forma experimental y viva, de acuerdo con los principios éticos que sustancia el saber logosófico.

“Proyectos de acción futura.” Emanados del Primer Congreso Internacional de Logosofía realizado en la ciudad de Montevideo en Noviembre de 1960 (Tema IX. Resolución III).

Es así entonces, que el 19 de marzo de 1962 abre sus puertas en la ciudad de Montevideo la primera escuela logosófica en el mundo: la Escuela Primaria Logosófica “11 de agosto”, denominada de esta forma en homenaje al fundador Don Carlos Bernardo González Pecotche quien naciera un 11 de agosto de 1901 en la República Argentina y posteriormente en 1969 se inaugura el Liceo Logosófico “Carlos Bernardo González Pecotche”.

Desde 1962, los Centros Educativos Logosóficos están abocados a brindar una educación humanística sustentada en el cultivo consciente de valores. Se propicia el pleno desarrollo de las aptitudes de niños y jóvenes, con miras a la formación de un ser humano libre, capaz de integrarse con confianza y sentido de responsabilidad a la sociedad actual y futura.